TAMARA DI TELLA: “NO VIVO SIN UNA MAC”

“Cuando cambié de PC a Mac fue como pasar de un siglo a otro. Recuerdo que, tiempo después, le pregunté a mi webmaster si podía crear un determinado servicio o efecto en mi sitio web y me contestó: “Si no se puede hacer con Mac, es porque aún no se inventó”.

Eso ocurrió en el año 1998. Afortunadamente, Tamara ya había conseguido su primera iBook, la original color naranja.

“Si alguien se cruza conmigo por la calle, debería fijarse qué llevo en mi cartera. Siempre, y en todo momento, llevo una Mac. Hoy, la más reciente, la MacBook Air, en la que escribí mi último libro, El cliente NUNCA tiene razón, en mis cortos momen­tos de tiempo libre… ¡en los taxis!”.

Se define como una mujer curiosa que tra­baja 18 horas, los 365 días del año, sin excepción. Hablamos por teléfono a las 9 de la noche para coordinadla entrevista- y no puede dejar de insistir para que el encuentro se efectúe más temprano. “Mañana arranco a las 8 de la mañana y ya no paro más”. En constante movimien­to, Tamara Di Tella se reinventa cada día de la mano de la tecnología, con nuevas ideas y nuevas creaciones.

Fue ya hace casi veinte años que nació Tamara Di Tella Pilates. “Parece mentira que haya pasado tanto desde que se me ocurrió traer el primer spa a la Argentina. A mí me gusta idear cosas y ponerlas de moda. En ese entonces, la palabra “spa” no existía, nadie sabía qué quería decir. Ni la palabra, ni el concepto de un spa. Ése fue mi gran desafío”.

Hoy, mirando hacia atrás, confiesa que ade­más de un reto fue un gran acierto, una “pegada”, y lo que la introdujo en el merca­do de la salud y del fitness.

Luego, vendría Pilates y, algún tiempo después, el Tangolates. La actividad física la apasiona.
Sin tener demasiado tiempo para practicarla, elige escribir sobre la salud y el fitness en diver­sos medios gráficos. “El ejercicio es salud. No importa cuál, cómo se practique, ni dónde. Lo importante es hacer algo.
Mi empresa donó una sala de rehabilitacio­nes para pacientes con severas disfuncio­nes de origen neurológico.

Esta sala funciona en un hospital público nacional, y puedo asegurar que la diferen­cia en la calidad de vida de los pacientes que hacen ejercicios y de los que no lo hacen es muy grande”.

Aquello que alguna vez fue sólo un spa, actualmente es una cadena internacional que, según su creadora, nunca pasará de moda, porque no se basó en ser una ten­dencia pasajera. Lo más novedoso es el Tamara Di Tella Tangolates, un sistema dife­rente que agrega aeróbico.

¿Cuan importante es la música y la tecnología en tu vida?

“Yo uso música en mi nuevo método por­que es una gran motivadora del movimiento del cuerpo humano. Esto no lo digo yo, por supuesto. Existen cantidades de estudios científicos sobre las virtudes que caracterizan a la músicoterapia.
Con respecto a la tecnología, yo no vivo sin ella. Todos los métodos que utilizo requie­ren manuales y videos demostrativos y de capacitación. Éstos, a su vez, requieren diseño y producción fotográfica paso a paso y, en general, todo lo que sea multi­media. Así como para un médico neurólo­go el equipo de resonancia magnética es esencial, para mí, una computadora que me ayude a diseñar mis manuales, mis libros y mis videos es absolutamente fun­damental. No es de extrañarse que mi equipo de colaboradores y yo pasemos largas horas todos los días frente al moni­tor de la computadora”.

¿Qué computadora tenes?
“¿¿¿Qué??? ¡No vivo sin una Mac! La tengo, siempre la tuve y quisiera pensar que siempre la tendré. ¡Incluso yo me jacto de haber sido una de las primeras de la Argentina en tener una Mac!

Nosotros en la oficina la usamos no sólo para escribir textos o procesar datos con hojas de cálculo, sino también para editar audio, trabajar fotos, videos e incluso nuestras páginas web”.

¿iPod?
“¡También fui una de las primeras en el país en tenerlo! Bueno, en realidad, mi hijo Sebastián a quien mi hermana que vive en Nueva York le regaló su primer iPod cuando éste recién salí al mercado en los Estados Unidos”.

¿Por qué elegís una Mac?
“La respuesta es simple: para mí no existe otra marca. En serio. Para mi trabajo como periodista, para mi blog de Clarín.com -que es un blog multimedia-, así como para mi website en donde tengo videos, archivos con voz y producción fotográfica, una Mac es in-dis-pen-sa-ble”.

Revela que le interesa más la salud que belleza. Sin embargo, aclara que en el campo de la salud y la estética, esta última es fundamental. “Por eso también necesito una Mac.
Porque es más congruente con quien soy yo”.

Segura de sí misma, afirma que el 80% de las actividades que desarrolló en su profesión están vinculadas y son dependientes de tecnología. “Mac me facilita la vida. Quizás podría llegar a hacer lo mismo que hago sin una Mac, pero sería mucho más complicado

¿Existe alguna relación entre la tecnología y la mejora del estilo de vida de la gente sana?

“Son una y la misma cosa. Así de simple”

¿Algún otro producto Mac en tu vida?

“¡Estoy esperando el iPhone!”, grita emocionada. “Sí, soy una fanática, por eso me llaman Tamara Di Tella de Mac”.