9811-cosmo0

PING PONG DE BELLEZA

COSMOPOLITAN Magazine (Spanish) | November, 1998 Sigue leyendo

¿Cómo puedo hacer para no tener cara de cansada a las 8 y media de la noche después de un día de trabajo? ¿Uso algún tónico para la piel?

Ver

PING PONG DE BELLEZA

COSMOPOLITAN Magazine (Spanish) | November, 1998 Sigue leyendo

¿Cómo puedo hacer para no tener cara de cansada a las 8 y media de la noche después de un día de trabajo? ¿Uso algún tónico para la piel?

Y otra pregunta: ¿cómo hago para borrar las ojeras de la mañana o de la noche? Uso tapa ojeras pero a veces no funciona tanto.

- Roxana Valle, Capital Federal

RESPUESTA: Un buen tónico para los ojos es hacer un té de manzanilla y dejarlo macerar hasta que quede de un color intenso casi marrón. Volcálo adentro de una cubetera de hielo y ponélo dentro del freezer o del refrigerador hasta que se convierta en cubitos. Luego, tomas dos cubitos y los envolvés en un pañuelo (¡cuidado con los pañuelos nuevos porque el té tiñe!). Te pones un cubito en cada ojo hasta que empiecen a derretirse. Otra es rallar un pepino con cascara y todo. Escurrílo. Tira la pulpa (a veces la pulpa puede irritar la piel y hasta dejarte manchas rojas) y con el tónico hace compresas para ponértelas en toda la cara. Las compresas podes hacerlas con algodón. Si no tenes algodón a mano, simplemente pasa la loción con las palmas de la mano dando suaves golpeteos como si te estuvieras cacheteando. Con respecto a tus ojeras te doy un truco que poca gente sabe: el color verde claro neutraliza la ojera. No me preguntes por qué, pero lo tengo comprobado. Así que si tenes alguna sombra de color verdecito, te la pones debajo de las ojeras (nunca encima) y te la extendés desde que comienza el ojo hacia las sienes, justo por arriba de donde iría el rubor.

PANZA CON POCHOS

PREGUNTA: Hace un año que en la parte de la panza me salieron unos pocitos como sí fuera celulitis. ¿A qué se deben? Quiero volver a usar remeritas cortas.
- Rornina, Olivos

RESPUESTA: ¿Vos estás segura que en la panza te salieron pocitos? Puedo comprender que hayas engordado un poco y no tengas la panza chata para remeras cortitas como hace un año, pero no entiendo cómo, de repente, te salen pozos en la panza. De la gimnasia localizada, la mejor es un tipo especial de abdominales que parecen una estupidez, pero no lo son: te recostás sobre una frazada para asegurarte de que la columna vertebral esté bien apoyada sobre el piso. Levantas las dos piernas hasta dejarlas en ángulo de noventa grados o ángulo recto con respecto a tu cuerpo y cruzas los talones para que los pies queden trabados. Finalmente, con las dos manos te tocas las puntas de los pies. No vas a llegar. No te preocupes. Podes empezar por la mano derecha tocando el pie izquierdo y la mano izquierda tocando el pie derecho en forma cruzada alternadamente. Esto es fácil. Podes hacer tres series de diez, para empezar, y alternar con cinco intentos de tocar la punta de los pies con las dos manos.

TRAUMA POR LAS LOLAS

PREGUNTA: Tengo poco desarrollo en el busto, no sé si será debido a mis problemas hormonales o a la mala alimentación. Me da mucha vergüenza contar esta situación a otras personas, sobre todo a los médicos. Además, quisiera saber si es necesario tratarse quirúrgicamente, o va a pasar con el tiempo.
- Mariana, Capital

RESPUESTA: Dicen los franceses que el tamaño ideal para el busto de una mujer es el que cabe en una copa de vino. Para nuestros estándares, bastante pequeñitos. ¿Viste a Valeria Mazza? Es una diosa total y sin embargo es re-chata de arriba. No tenes que deprimirte porque seguramente a más de un chico le parecerás sumamente atractiva así como sos. El piropo más lindo que escuché en mi vida fue cuando a una mujer le dijeron que era “etérea”. No hay nada más lejos de una figura etérea que una pechugona de lolas gigantescas. Por otra parte, si tenes dieciocho años, no es “cosa de tiempo” porque ya pasó tu período de crecimiento. Tampoco creo que sea un problema hormonal y te aconsejo que ni pienses en hormonas sin antes consultar con un endocrinólo-go. La solución quirúrgica siempre es una posibilidad y si está bien hecha queda tan natural que ni vos misma te acordás de cómo eras antes. Pero no sé si te aconsejaría operarte si todavía no tenes chicos y no has tenido que dar de mamar. Dicen los expertos que de ninguna manera un implante mamario obstaculiza la leche materna, dado que las prótesis están totalmente desvinculadas de la glándula mamaria, pero esto es algo que tendrías que hablar con un cirujano de tu confianza. ¿No has probado esos corpinos nuevos que vienen con un aro para levantar y un relleno muy suave y natural? Hay muchas cremas para aumentar el busto, son bastante buenas (aunque no milagrosas) si las usas con perseverancia. Otra cosa que podrías intentar es ejercicios para endurecer los pectorales. En cualquier gimnasio te van a saber indicar cuáles son las mejores rutinas de trabajo.

9810-urbano0

LOS DI TELLA

Revista EL PLANETA URBANO | Octubre, 1998 Sigue leyendo

No son una familia tradicional, tampoco demasiado moderna. Se definen como familia en estado subversivo y parecen empeñados en demostrar que la felicidad familiar, crease o no, existe.

Ver

LOS DI TELLA

Revista EL PLANETA URBANO | Octubre, 1998 Sigue leyendo

No son una familia tradicional, tampoco demasiado moderna. Se definen como familia en estado subversivo y parecen empeñados en demostrar que la felicidad familiar, crease o no, existe.

El padre tiene sesenta y ocho años. La madre acaba de cumplir cincuenta. El es católico. Ella, judía. Los hijos son cuatro. Dos adolescentes, que ya cumplieron con el Bar Mítz Ba, y dos del matrimonio anterior del padre. El gasta las horas en su casa, donde piensa y escribe. A ella, la atención de su spa la arranca del hogar por la mañana hasta bien entrada la noche. Lhiafamiliaprogre, coinciden en definirse. Progre al estilo Nacional Buenos Aires, aclara ella. He aquí la familia del sociólogo Torcua-to Di Telia y la empresaria Támara Chichilnisky. Sonríen. Simpre sonríen. No dejan de bromear. Aun cuando discuten lo hacen con estilo: los tonos de voz se elevan pero las sonrisas nunca se borran de esos cuatro rostros satisfechos. Son amables los Di Telia. Encantadores. Parecen dedicados a representar una escena escrita por un guionista empeñado en demostrar que la felicidad familiar, créase o no, existe.

En la familia Di Tella, el protagonismo se lo llevan los chicos chicos, los dos hijos de Torcuato con Támara que viven en la casa paterna. El ritmo de los más chicos condiciona la vida en familia. Titina es en realidad Carolina. Tiene trece años. Va al Colegio, el Nacional Buenos Aires. Es la menor de los hijos del matrimonio. El mayor, de quince, es Sebastián. Entre los íntimos se lo conoce como Tatán. Los chicos se irritan con los comentarios de la madre. Ay, mamá, no exageres, protesta Titina a Támara, que se explaya en la obsesión de la nena por el estudio. Como siempre, tu mamá está inventando , apoya Torcuato. Támara, imperturbable, apenas les devuelve una mirada. La serenidad le viene de algún lado. Quizás de la certeza de manejar los hilos de la familia con levedad femenina. La puntualidad del sociólogo y de los dos adolescentes rebeldes a la hora de posar para las fotos es prueba de sus talentos. Carnalmente. A Torcuato Di Tella le divierte poner en su boca la palabrita que tanta historia hizo cuando salió de la de su hermano Guido. No le cuesta a Torcuato la ironía. La tiene ahí, al alcance de la mano, siempre lista para seducir a su mujer y a su hija. Le ayuda a evitar respuestas y a cerrar discusiones. Con ella les gana a todos: Di Telia deja claro que los otros poseen la potencia de lajuventud, pero él, la de la sabiduría. La ironía es el arma con la que Torcuato sostiene su reinado de pater familiae maduro, pero no por eso menos moderno.

La edad es todo un tema dentro de la familia Di Tella. Cuando Torcuato se separó, yo tenía nueve años. Es Tamara la que pone en blanco y negro la brecha generacional que la separa de su marido.

Se conocieron cuando ella tenía treinta y él cuarenta y ocho. La historia de su amor es de telenovela. Era el año 1977 y Támara volvía a la Argentina para terminar su tesis en ciencias políticas. Había estudiado en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos. Había leído los libros del sociólogo argentino Torcuato Di Tella. Había dado exámenes sobre él. Y los había aprobado. Lo que comenzó como una relación tutor-becaria se transformó en pasión. Ahora que está tan de moda el acoso sexual, yo podría denunciarlo a Torcuato, se ríe Támara. El casamiento vino a los dos años. El primero de los hijos, a los tres. Pero las diferencias de edades, aseguran, no es un problema para ellos. La fórmula les cierra. La admiración de Tamara por Torcuato sigue indemne. Ella lo sigue leyendo con idéntico entusiasmo. Si escribe algo, siempre me lo da a mí primero y me dice: Toma, quiero saber qué opina elvulgo, cuenta Támara entregada sin culpas a la admiración por su marido.

El matrimonio también desmiente conflictos con los chicos grandes, los hijos de Torcuato con su primera mujer. Es que cuando nos casamos, los chicos eran unos señores, tenían su propia vida, su mundo afectivo armado por otro lado, explica Támara y Torcuato asiente. Andrés, el videasta, tenía entonces veinte años. Víctor, el mayor, tenía veintitrés. Su madrastra apenas le llevaba siete años. Desde el principio, Víctor y Andrés vivieron en el exterior o en su propio departamento. Las coincidencias en la familia Di Tella son muchas. El matrimonio tiene claro que el dinero lo aporta Torcuato. Támara gasta la plata que su marido le da; a la suya, la invierte en el spa que dirige desde hace seis años. Los dos creen en la educación como un valor. La religión tampoco logró dividirlos. Un día Tamara descubrió que era judía, sostiene con cinismo Di Tella que no se entusiasma con ningún credo aunque es católico. Soy judía desde hace cinco mil años, responde rápida Támara. Fue así que sus hijos decidieron al entrar a la adolescencia que querían profesar el culto de su madre. Hoy Támara lleva a la familia a la Comunidad Betel. ¿Cómo se ven los Di Tella? No somos una familia tradicional. Tampoco somos tan modernos, anticipa Torcuato. Titina resiste el control de las clasificaciones: Es que la familia tradicional no existe. ¿Qué es una familia tradicional?, desafía la nena. Su padre contesta: Que el padre manda, los chicos obedecen y la mujer también. Ah, no, no somos una familia tradicional, concluye picara Titina. Mas que una familia democrática -redondea. al fin el sociólogo- somos una familia en estado subversivo.


9809-parati0

MODELAR EL CUERPO

Revista PARA TI | Septiembre, 1998 Sigue leyendo

Esta es parte de plan anticelulitis que vamos a presentar durante el mes de septiembre. Hoy y aquí, los nuevos tratamientos para combatir la piel de naranja y las adiposidades localizadas.

Ver

MODELAR EL CUERPO

Revista PARA TI | Septiembre, 1998 Sigue leyendo

Esta es parte de plan anticelulitis que vamos a presentar durante el mes de septiembre. Hoy y aquí, los nuevos tratamientos para combatir la piel de naranja y las adiposidades localizadas.

Absolutamente inocuos y súper efectivos, para combatir la celulitis y otros males que afectan nuestra anatomía, cada vez aparecen nuevos tratamientos que ayudan a evitar otros, quirúrgicos -y por ende mucho más invasivos- como las lipoaspiraciones.

CENTRO INTELIGENTE

Tecnología en su más alta expresión, con el Cellu—Intelligent, el Spa
Támara Di Tella acaba de incorporar un centro inteligente para combatir la celulitis y lograr una redución considerable en zonas críticas como muslos, caderas, panza y rodillas. Este tratamiento computarizado, tiene un objetivo muy concreto: desintegrar los nodulos de grasa -que tienden a apelmazarse formando la celulitis- para que ésta entre en el corriente linfático y sea eliminado a través de la orina. Originalmente, para lograr esto se necisitaban horas y más horas de masajes manuales de drenaje linfático. Con el tiempo, las manos de la masajista fueron reemplazadas por máquinas que hacían el mismo trabajo pero de manera más rápida y eficiente. El inconveniente del método mecanizado era que la paciente carecía de control sobre el procedimiento y a menudo manifestaba su temor a que el tratamiento “rompiera tejido o dañara la piel”.

El Cellu-lnteligent viene a resolver este inconveniente ¿Cómo? A través de un visor de señales que indica la intensidad exacta del procedimiento, y de una computadora auto-digitada que controla los resultados a medida que progresan las sesiones. El visor de señales muestra la intensidad de la succión y la presión exacta de los rodillos para asegurar que no hay daño o agresión al tejido adiposo. En síntesis, muestra en todo momento, lo que está sucediendo a su cuerpo. De esta manera se evita cualquier riesgo de hacer hematomas y/o arañitas, especialmente las mujeres que sufren de fragilidad capilar.
Este método es uno de los más precisos sistemas de medición de grasa que existen. Y para entender exactamente cómo funciona, es importante saber que la celulitis se mide de la misma manera que la grasa corporal: a través de resistencia a ondas eléctricas. La función de la computadora es medir y mostrar, en la pantalla, la cantidad absoluta de grasa y el porcentaje que ésta representa con respecto a su peso. A medida que el tratamiento vaya dando buenos resultados, ambas figuras bajarán.
De más está decir que el requisito para que un tratamiento sea efectivo es la continuidad. En este caso particular, se recomiendan un mínimo de 15 a 20 sesiones -de 30 minutos cada una- para ver resultados óptimos. En términos de tiempo absoluto, habrá que calcular entre 60 y 85 días de tratamiento. Cellu—Intelligent es un método progresivo, gradual, gratificante e indoloro. En las primeras sesiones no se notan grandes cambios, pero con el tiempo se comienza a ver una reducción acumulativa en el contorno corporal.

MAS NUEVAS PROPUESTAS

Para tonificar, combatir la celulitis y las adiposidades localizadas, el Silhouette, del Instituto Lidherma también se suma al listado de nuevos tratamientos. Este centro compu-tarizado de aparatología integra diversas técnicas de tratamiento corporal. Por un lado, el complejo de tonificación permite aumentar el tono muscular en forma general o localizada junto con el tono de todos los tejidos de sostén, y mediante la simulación de las señales bioeléctricas del organismo, resconstruye, estimula y modela las distintas partes del cuerpo. Por el otro, los distintos programas permiten un efecto tonificante en los tratamientos de reducción de peso y medidas. El complejo ultrasónico, que puede actuar con varias frecuencias diferentes, permite realizar tratamientos de lipoclasia ultrasónica, para reducir zonas de adiposidades localizadas como pantalón de montar, cara interna de rodillas y muslos, y realizar tratamientos en la celulitis, sobre todo cuando existe retención de líquidos y pesadez en las piernas.

Con respecto a la cantidad de sesiones, estas pueden ser una, dos o tres veces por semana según cada caso en particular.
Para celulitis y flaccidez, el Dermoinyec-tor electrónico, es una versión actualizada de la ya conocida Mesoterapia, técnica que permite administrar medicamentos en dosis , muy bajas a través de su colocación en las capas más profundas de la piel. Esta forma de administración hace que los tratamientos tengan una actividad máxima en la zona tratada. Con el inyector electrónico se logra administrar exactamente el médicamente en el lugar preciso -ya que calcula milimétricamente la profundidad del disparo-, minimiza, las molestias y las marcas. Indoloro y súper efectivo, permite administrar medicamentos para mejorar la circulación, el estado de los vasos sanguíneos, aumentar el metabolismo de las células grasas y regenerar las capas de la piel.

Para modelar, combatir la celulitis, las adiposidades localizadas y bajar de. peso -si fuera necesario-, el doctor Carlos Pisanú, propone el Drive On, combinación de apa-ratología electromédica -que produce la ionización de enzimas (¡políticas con un trabajo muscular adecuado- y los masajes califor-nianos que son el ensamble inmejorable para lograr la corregir formas -léase modelar- y atenuar el poceado caracterísitico de la celulitis al máximo y reducir medidas. Así se logra una armonía interna y externa, que se refleja en lo físico y estético y, porque no, en lo anímico. El doctor Pisanú supervisa y controla personalmente a cada paciente, así como la adecuada dieta de alimentación.

Es importante aclarar que de nada vale empezar un tratamiento si no está dispuesta a cambiar algunos hábitos, que aunque súper conocidos, nunca está de más recordar. Dieta, deportes y cremas reductoras siguen siendo pilares fundamentales para ver resultados. Sin estos, de nada valen los esfuerzos.

9809-cosmo0

PELO INDOMABLE

Revista COSMOPOLITAN | Septiembre, 1998 Sigue leyendo

Tengo el pelo difícil de manejar, no llega a ser enrulado pero quiero alisármelo. Muchas veces me hago la planchita, pero me gustaría planchármelo definitivamente.

Ver

PELO INDOMABLE

Revista COSMOPOLITAN | Septiembre, 1998 Sigue leyendo

Tengo el pelo difícil de manejar, no llega a ser enrulado pero quiero alisármelo. Muchas veces me hago la planchita, pero me gustaría planchármelo definitivamente.

¿Me conviene hacerlo o es preferible plancharlo cáela vez para que no se me estropee mucho?

- Mañana Montaña, V. Devoto.

RESPUESTA: En esto de plancharse el pelo las opiniones están muy divididas. Algunas expertas dicen que siempre es mejor usar la planchita, que es sólo calor, y no el planchado, en el que se usan productos químicos que pueden quemar el pelo. Otras dicen que es mejor plancharse el pelo “de una vez y para siempre”. Los detractores del planchado para siempre comentan que el pelo crece constantemente, por lo que hay que retocar las raíces que empiezan a crecer enruladas, y este procedimiento siempre “toca” parte del pelo ya alisado por más prolijo que sea el peluquero. En mi opinión, tendrías que alisártelo una vez con un buen producto químico y luego seguir el mantenimiento con una planchita una vez por semana. Cualquier cosa que decidas hacer, aquí va una receta casera para devolver la suavidad y el brillo al pelo recién planchado: con el pelo bien mojado -nunca seco-te pasas una generosa cantidad de aceite de girasol. Te envolvés la cabeza con una toalla y te vas a dormir. Al día siguiente te lavas la cabeza.

SENOS EN CAIDA LIBRE

PREGUNTA: Tengo un buen par de lolas, grandes y redondas, pero últimamente se han empezado a caer un poco. Uso corpiños con aro porque los otros me las aplanan. Este tipo de corpiño ¿no acelera la caída estrepitosa?
- Eugenia Belloso, Capital

RESPUESTA: Vamos por partes. En primer lugar, nada puede provocar la “caída estrepitosa” de tus lolas, así que no desesperes. En segundo lugar, no es cierto que los corpinos con aro perjudiquen. Al contrario, están reforzados especialmente para sostener más que los de tela simple. Tan importante como el aro es la “hechura” del corpiño, el corte, el bretel. Busca corpiños que no sean demasiado cavados y te sujeten bien debajo de las axilas. Lo mejor son los breteles que no son ni muy finitos ni demasiado gruesos y que tienen un clip para regular de manera que los puedas ir subiendo a medida que sientas que se aflojan. Te cuento que en la jerga de los cirujanos plásticos, la cavidad o “capacidad” donde están ubicados los senos tiene nombre, se llama “bolsillo”. Hay muchos corpinos, con o sin aro, que sostienen bien los senos en sus “bolsillos” y no permiten que se caigan.

VACUNA PARA LA BELLEZA

PREGUNTA: Leí en un diario que la toxina que provoca el botulismo se aplica en los rostros y que actúa como un lifting natural. ¿Qué hay de cierto? ¿No es perjudicial para la salud inyectar toxinas?
- Miriam Fuentevela, Resistencia.

RESPUESTA: No sólo no es perjudicial sino que puede salvar vidas en muchos casos. ¿Te acor-dás del principio de la vacuna que introduce una mínima dosis de enfermedad para que el cuerpo produzca sus propias defensas? Bueno, es algo parecido. La Toxina Botulímica Tipo-A (como se la llama en el ambiente médico) no es una vacuna. Es una toxina que produce un efecto paralizante hasta matar. La dosis letal es’16.000 U.l. En dosis pequeñas, sirve para paralizar músculos que se mueven descontroladamente (músculos hiperki-néticos). En 1920, se comenzó a usar la toxina botulímica con mucho éxito para curar diferentes tipos de blesfaroespas-mos, tics nerviosos y estrabismo. Hace unos cinco años que se usa cosmetológi-camente. Los científicos se plantearon que así como “tranquiliza” al músculo que se contrae en un tic nervioso, también puede tranquilizar a un músculo que, al contraerse, produce una arruga de expresión. Desde hace ya dos años el Botox (así se llama la sustancia ahora) es el segundo tratamiento más pedido por mujeres en los Estados Unidos y Canadá. La dosis que se usa es 8 U.I., y es más que suficiente para “alisar” patas de gallo o “arrugas de la risa”, entrecejo o “arrugas de enojo” y frente o “arrugas de asombro”. Este tratamiento posterga el lifting para muchas mujeres que no están preparadas para el bisturí. La contra que tiene es que no dura para siempre.



Página 1 de 21